Indicaciones al paciente que requiere exámenes auditivos

indicaciones

Audiometría Infantil: Medición de la audición que se realiza a través de técnica de juego. Se presentan sonidos de distintos tonos e intensidades a través de fonos y se busca la menor intensidad a la cual el niño(a) responde claramente al sonido.

Preparación para el examen: No requiere preparación especial. Sólo debe ir sin sueño y lo más cómodo posible. Entrega de resultados inmediata.

Audiometría Adultos: Medición de la audición que se realiza a través de fonos, presentando tonos graves y agudos a distintas intensidades. El paciente debe avisar a través de un botón, cada vez que escuche el sonido, por muy despacio que lo oiga. Luego se realiza la medición de la comprensión de la palabra, por medio de la repetición de palabras dictadas a través de un micrófono.

Preparación para el examen: Sin preparación. Entrega de resultados inmediata.

Impedanciometría (niños desde 6 meses y adultos): Evaluación sobre el estado del tímpano y el sistema de ventilación del oído. Se coloca una oliva (gomita) en la entrada del conducto auditivo y se envían pequeñas presiones de aire. La máquina automáticamente entrega los resultados del efecto que tiene ese cambio de presión en el oído y se puede determinar si hay una buena función del sistema o no. Es un examen complementario a los otros exámenes auditivos.

Preparación para el examen: Sin preparación. Entrega de resultados inmediata.

Audiometría a Campo Libre: Técnica para medir los umbrales de audición sin el uso de fonos. Se puede medir la audición del paciente con Implante Coclear y se puede estimar la ganancia de un audífono para la sordera.

Preparación para el examen: Sin preparación. Entrega de resultados inmediata.

Otoemisiones Acústicas: Examen objetivo de la audición (no requiere de las respuestas condicionadas del paciente) Se coloca una pequeña oliva (goma) en la entrada del conducto auditivo sin generar molestia ni dolor. Se envían sonidos que al ser percibidos por el oído interno, generan un “eco” que es medido por la máquina. Si existen respuestas, se determina que el menor PASA el examen. Si no hay respuestas o hay dificultades en el registro de las mismas, se establece que el menor NO PASA el examen y se debe repetir en el corto plazo.

Preparación para el examen: Menor debe asistir cómodo, sin hambre. Ojalá durmiendo. Entrega de resultados inmediata.

 

Potenciales Evocados Auditivos de Tronco Cerebral: Examen objetivo de la audición (no requiere de la participación del paciente para las respuestas). Su objetivo es determinar la presencia de respuestas auditivas y medir umbrales de audición. Se colocan 4 electrodos (parches de registro), 2 en la frente y uno detrás de cada oreja. Se ponen unos fonos de inserción (a la entrada del conducto) o fonos supraaurales (sobre los pabellones auriculares) y se envían diferentes intensidades de un sonido (click). Los parches registran la respuesta y la envían al computador, donde quien realiza el examen debe determinar las respuestas presentes y los niveles de audición del paciente. Este examen requiere que el niño esté durmiendo porque los movimientos interfieren con la evaluación.

Preparación para el examen: Este examen se realiza con el menor DURMIENDO. Por lo tanto, se debe resguardar que el niño no duerma siesta y se despierte el día del examen lo más temprano posible. Para el momento del examen pueden llevar una manta para cobijarlo y pueden llevar la mamadera, vaso o implemento para tomar líquidos tibios (leche u otro). Se recomienda llegar 15 minutos antes del examen para poder hacerlo dormir. Si el niño se duerme en el camino, puede despertar durante el examen y no se podrá finalizar. Si se siguen las instrucciones, el examen podría realizarse sin dificultad en una sesión de evaluación (1 hr aproximadamente). La entrega del informe demora 1 día hábil.