Terapia Flores de Bach

25octubre

Terapia Floral
Las Flores de Bach son una serie de esencias naturales utilizadas para tratar diversas situaciones emocionales, tanto en los niños como en los adultos, e inclusive en embarazadas. La Terapia Floral se encuentra dentro del grupo de las llamadas Medicina Alternativas y/o Complementarias, siendo reconocidas por la organización mundial de la salud desde 1976.
¿Para qué sirve la Terapia Floral?
Son utilizadas tanto para enfermedades físicas, psicosomáticas y trastornos psicológicos emocionales.
Algunos ejemplos:

Neurología: Autismo, Alzheimer y Déficit Atencional
Psiquiatría: Crisis de pánico y Depresión Hipersomnia
Medicina General: Colon irritable, Alteraciones del sueño, Diabéticos, HTA
Nutrición: Control Ansiedad, Bulimia y Anorexia Desnutrición

Psicología: Depresión, Fobias, TOC, Crisis de pánico

Ginecología: Miedos en el embarazo, embarazos no deseados, Preparación parto

Problemas hormonales: Menopausia, Andropausia
Pediatría Onicofagia
Pesadillas Destete
Fonoaudiología: Tartamudez, Trastorno del lenguaje y Trastornos de comunicación
Kinesiología: Lumbago,  Fibromialgia
Dental Odontofobia

¿En qué consiste la Terapia Floral?
Se realiza a través de una entrevista clínica con el paciente. De esta manera se seleccionan las esencias que utilizará para elaborar el remedio que éste deberá tomar. La dosis es de 4 gotitas sublinguales, 4 veces al día.
Las Flores de Bach pueden utilizarse simultáneamente con otros tratamientos médicos de modo que si el paciente está ya con un tratamiento farmacológico, no es necesario que lo interrumpa, es por esto que a la terapia se le denomina ¨complementaria¨, no tienen ningún efecto secundario.

Ésta primera etapa el terapeuta debe ser hábil para conseguir la mayor información posible de su interlocutor. Esta entrevista suele durar entre 45 y 60 minutos.

2
El terapeuta debe definir el tipo de flor o flores que necesita su paciente. Cada persona será una o más flores de acuerdo a su tipo de personalidad y al estado emocional o físico en el que se encuentre. Aquí la experiencia del terapeuta es fundamental para detectar lo que necesita la persona y priorizarlo. Lo ideal es que el frasco o gotero que contiene las flores, esté integrado por un mínimo 3 y máximo 9 esencias (esto es lo recomendado).

3
El momento de la preparación. El terapeuta preparará en un gotero (como de homeopatía) con agua mineral sin gas, unas gotas de coñac, en el caso de que el paciente sea un niño o un paciente en tratamiento de adicción, se utiliza glicerina vegetal para mantener en mejor estado la solución y dos gotas de cada una de las esencias escogidas para la terapia con flores de Bach.

4
Los especialistas recomiendan que para un gotero de 30 ml, la duración de la dosis debe ser cercana a las 3 semanas. Debe tomarse 4 gotas 4 veces al día y en algunos casos se recomiendan 6 veces al día, dependiendo de la necesidad de la persona.
5
En la siguiente cita con el terapeuta se evalúa el estado del paciente. En esta entrevista se consideran los progresos del paciente, se cambian algunas flores, dependiendo de la evolución de cada persona y se continúa con el tratamiento.

6
El tiempo promedio de cada terapia es de 3 meses aproximado. Es muy importante considerar que será la evolución del estado emocional de las personas, el que determine la duración del tratamiento con Flores de Bach. En los casos de depresión, de sufrimientos profundos por alguna pérdida, o trauma, el tratamiento suele ser más largo. La idea es que el paciente y el terapeuta evalúen juntos los procesos y avances del tratamiento.
El valor de cada consulta es de $15.000

76471